3 soluciones caseras para reducir los cólicos menstruales

3 soluciones caseras para reducir los cólicos menstruales


Todas conocemos y o hemos escuchado de los típicos dolores o cólicos menstruales. Estos son un síntoma leve o moderado, asociado a la llegada de la menstruación por lo que generalmente se presentan previo o en los primeros días de inicio de la menstruación y van disminuyendo durante los siguientes días.

 

Sin embargo, para algunas mujeres puede ser una condición más compleja, con más dolor y otros malestares asociados. Para estos casos es recomendable que visités a tu ginecólogo para que te realice un diagnóstico y así descartar alguna condición como la dismenorrea.

 

Hoy queremos enseñarte algunos consejos que te pueden ayudar a disminuir esas molestias, recordá que estas sugerencias no pretenden sustituir la recomendación ni el tratamiento médico, sólo sumar esfuerzos para reducir el dolor y malestar y que te sintás cómoda y segura en todo momento.

 

 

  1. Calor

El calor puede aplicarse las veces que considerés necesarias, incluso si lo aplicás en conjunto con el ibuprofeno puede acelerar el alivio del dolor, aunque el calor por sí solo puede ser bastante similar a los efectos de tomarte una pastilla.

Recordá que la temperatura no debería superar los 40°C pues de lo contrario podrías quemarte la piel y causar irritación. La aplicación de calor ayuda a reducir los espasmos y por ende favorece el control del dolor.

¿Cómo aplicar el calor?

 

  • Bolsas de agua caliente.
  • Almohadas que se caliente en el microondas.
  • Ducha con agua caliente.

 

 

  1.  Jenjibre

La raíz de jengibre es una de las más poderosas para aliviar el dolor, reducir la inflamación y darnos una mejor calidad de vida durante la menstruación.

¿Por qué el jengibre es bueno?

El jengibre alivia las náuseas.

Reduce el dolor de estómago y de vientre asociado con la menstruación, así como los calambres que sufrimos durante la fase premenstrual.

El jengibre es muy utilizado por las mujeres que sufren dismenorrea porque sus propiedades son similares al ibuprofeno. No obstante, no tiene ninguno de sus efectos secundarios.

Esta raíz medicinal contiene aceites esenciales y compuestos fenólicos que favorecen nuestra salud en general.

Es rico en antioxidantes y antisépticos muy adecuados para desinflamar y tratar el dolor.

¿Cómo prepararlo?

¡Es muy fácil! Todo lo que necesitás es:

1 cucharadita de raíz de jengibre

½ cucharadita de limón

1 cucharadita de miel

250 ml de agua

Poné a hervir el agua, cuando esté lista, agregá el jengibre y dejalo reposar 10 minutos. Después agregá la miel y el limón ¡y listo!

 

 

  1.  Yoga

Se ha visto una mejoría en el dolor percibido antes o durante la menstruación en chicas que han incorporado en su rutina diaria la práctica del yoga, particularmente al realizar las posiciones de la cobra, gato y pez.

Al practicar  yoga se genera una presión sobre el vientre que puede colaborar en la reducción del dolor y al ser también un ejercicio antiestrés que ayuda a controlar la ansiedad.  ¡Además obtenés otros beneficios que te harán sentirte plena!

Recordá que el beneficio asociado a la práctica de yoga está  ligado a una práctica relativamente frecuente, por lo que es recomendable que lo hagás siempre que podás y no solamente cuando sentís dolor.

 

Otras recomendaciones que podrían ser de utilidad son:

  • Hacer masajes circulares suaves con las puntas de los dedos alrededor del abdomen bajo.
  • Beber líquidos calientes.
  • Comer poco pero con frecuencia.
  • Mantener las piernas elevadas al estar en la cama o con las piernas dobladas.

 

Recordá que estos consejos no sustituyen las recomendaciones que te haya hecho tu ginecólogo y que no deberían interrumpir ningún tratamiento.

 

Seguí estas recomendaciones y viví cada día cómoda y segura con Saba.

Categorías

+ There are no comments

Add yours